La Historia como atractivo turístico (más en la Montaña)

Las montañas por partes iguales dividen y unen territorios. Comunidades de ambas vertientes crean lazos comerciales, así como rutas y espacios compartidos de pastoreo, silvicultura o trashumancia. Pero a menudo se convierten en marcas fronterizas. Las penínsulas ibérica e itálica se hallan separadas del continente por los Pirineos y los Alpes; Chile y Argentina por los Andes; Georgia y Rusia por el Cáucaso. Son cordilleras que han condicionado de manera determinantre el devenir histórico de estos paíases. Lo mismo puede decirse de la Montaña Alavesa, un área geográfica natural muy bien delimitada: Por el norte los Montes de Vitoria, que se prolongan en los altos de Entzia, Urbasa y Andia. Por el sur las sierras de Toloño, Cantabria y Codés, que bruscamente dividen las dos vertientes con clima y paisajes claramente diferenciados.

Desde tiempos prehistóricos, esta accidentada orografía ha mantenido a la Montaña al margen de los concurridos corredores periféricos (por los que discurren en la actualidad las autopistas AP68, A12 y N1). Por ello la comarca ha sido en distintas épocas fronteraatalaya o área de refugio, cobrando especial protagonismo en épocas convulsas. Destacamos las siguinetes:

  1. Edad de Hierro. Desde el siglo VII a.C. hasta la llegada de Roma, a finales del II a.C., fue hogar de los plueblos denominados por los geógrafos grecorromanos várdulos y caristios,  separados de los vascones por el este, los berones por el sur y los autrigones por el oeste. La arqueología ha hallado una red de poblaciones fortificadas de esta época desde las que se controlaba el territorio (Buradón, Ocio, Treviño, Angostina, Marañón, San Román de Campezo).
  2. Edad Antigüa. El general romano Tiberio Sempronio Graco fundó en el año 179 a. C. el asentamiento de Gracurris (Alfaro) que marca el inicio del dominio romano sobre la comarca hasta el siglo V. Caben destacar dos momentos de especial actividad: Las Guerras Sertorianas y las Guerras Cántabras. Se han hallado lápidas singulares en Contrasta, Santa Cruz, Angostina, Marañón y Aguilar de Codés.
  3. Tardoantigüedad. Siglos V-VIII: Concentración de eremitorios rupestres, primeros cenobios cristianos (Marquinez, Laño, Faido) y origen de advocaciones más antiguas (San Román, San Cripán, San Formerio, San Fausto). Incursiones francas por el corredor de La Barranca, previas a la formación en la Llanada alavesa de la variante occidental de euskera, que se expandirá  en el VIII hacia Vizcaya, Rioja Alta y Bureba. Los cronistas visigodos, como Isidoro de Sevilla, relatan escaramuzas vasconas en el valle del Ebro.
  4. Alta Edad Media. Invasión musulmana con sedes en Tudela y Nájera. Numerosas aceifas cordobesas, por rebeldía alavesa al pago de tributos. Destaca la de Abd-al-Rhaman II (822-852), que se cree entró en la Llanada por Guereñu (Yirinyu).  Almanzor saqueó Pamplona (999) y San Millán (1002). Hay un poder musulmán establecido en Tudela hasta 1118, conquistada por Alfonso I el Batallador. Huella musulmana en Montaña Alavesa (castillo de Alcázar citado en el fuero de Santa Cruz de Campezo).
  5. Conquista Castellana (1200). Sancho VII el Fuerte no logró repelir la ofensiva de su primo Alfonso VIII (ambos eran nietos de García Ramírez). Navarra pierde todo el entramado de fortalezas fronterizas, encabezadas por Treviño y Vitoria, y entre las que se mencionan Buradón, San Vicente, Marañón, Alcázar, Santa Cruz, Antoñana, Atauri y Corres. Alfonso X refuerza la frontera otorgando fueros a las estratégicas plazas de Contrasta, Corres y Santa Cruz (1256).
  6. Guerra de los 100 Años. Preparativos en Campezo como preámbulo a la batalla de Nájera (1367), entre Pedro I el Cruel y Enrique de Trastamara. Participan señores alaveses como los Gaunas o el Canciller de Ayala. Pedro I obsequia a Carlos II de Navarra entregándole Santa Cruz, pero el victorioso Enrique la recupera y cede en señorío junto a Antoñana a los Rojas.
  7. Guerra Civil y Conquista de Navarra (1451-1512). Es medio siglo de acoso, que comienza Enrique IV de Castilla en 1460 ocupando Viana. Caen en 1463 Laguardia y Los ArcosLaguardiaÁbalosBernedo y Sonsierra se pierden definitivamente. En la paz de Corella (1464), Castilla se queda además con los castillos de MonjardínDicastilloMiranda y Larraga. El episodio definitivo tuvo lugar en 1512: El ejército castellano, a las órdenes de Fadrique Álvarez de Toledo, se concentró en Vitoria  con 2.500 jinetes, 12.000 infantes, 1.500 lanzas y 20 piezas de artillería; a los que había que añadir unidades suplementarias (como los 750 infantes de los temidos tercios de Bugía precedentes del norte de África, traídos a bordo de galeras hasta Bilbao). El asalto de Pamplona se produjo por corredor de La Barranca.
  8. Conquista de América (y de la corte imperial). A partir del siglo XVI muchos infanzones oriundos de la comarca probaron fortuna en el nuevo continente, así como en la corte de Madrid. Algunos la obtuvieron. El 19 de julio de 1600 se celebró en la iglesia parroquial de Bujanda un acto religioso renombrado, el bautismo de Felipe de Lazcano, octavo señor de CorresContrasta y Arana, quien con 22 años sería nombrado caballero de la Orden de Santiago por Felipe IV.
  9. Guerra de la Independencia: Acción de Santa Cruz de Campezo (13 de enero de 1812). El militar insurgente, Espoz y Mina organizó desde la Montaña frecuentes maniobras de acoso y asalto a los convoyes franceses que se dirigían a las principales plazas fortificadas en Vitoria, Estella y Logroño.
  10. Guerras Carlistas: En diciembre de 1834 el desfiladero de Arquijas fue escenario de la batalla del Alto Ega, entre las tropas liberales del general Córdova y las carlistas comandadas por Tomás de Zumalacárregui. En la primavera siguiente, el propio ministro de la guerra Gerónimo Valdés trató infructuosamente de prender a Zumalacárregui, acuartelado con su ejército en las Amescoas. El castillo de Marañón, bajo el mando del brigadier Montoya, se mantuvo invicto hasta tres días después de que  de que el pretendiente Carlos VII huyera a Francia y Alfonso XII entrara triunfante en Pamplona (marzo de 1876).
La Montaña tiene el atractivo añadido de que los escenarios se hallan perfectamente preservados. La orografía del terreno y la arquitectura de las poblaciones, prácticamente intactas, permiten imaginar y revivir con el máximo realismo los episodios históricos. Con la intención de hacer de esta condición una oportunidad de creación de empleo, la empresa con sede en Bujanda Natural Touring se especializa en la organización de actividades formativas y de ocio sobre cualquiera de los temas arriba reseñados (vg. Escenarios bélicos de las Guerras Carlistas, Primeros cenobios y ermitas cristianas).
Anuncios

Suscribir

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: